Puente de mayo en Calpe. Sol y playa en primavera

P5140163
Playa de la Fossa

¡Hola viajeros y viajeras! Gracias por leerme una semana más. Como estamos en víspera de puente os traigo una bonita y divertida propuesta para escapar unos días a la playa y desconectar.

Hace un año nos bajamos de Madrid a Calpe para pasar el puente de mayo. Nunca me había atraído este destino pero desde esta visita, mi opinión ya no es la misma.

El viaje lo hicimos con la familia, por lo que no fue un viaje “paliza” de madrugones, caminatas kilométricas o de ir a visitar 10 sitios en un mismo día. Fueron 3 días de descanso, de comer muy bien y estrenar la temporada de terracitas.

Nos alojamos toda la familia en un hotel muy cercano a la playa de La Fossa, el hotel RH Ifach. Este hotel tiene unas bonitas vistas y no es muy caro (por lo menos fuera de los meses de verano). El desayuno es correcto y la comida estaba bien. En cuanto a las instalaciones del mismo, como no fuimos demasiados días y nos moríamos de ganas por estar en la playa, las horas de sol preferimos pasarlas en la arena en vez de en la piscina. No obstante tiene piscinas en el exterior, spa y gimnasio.

Las habitaciones son amplias, si viajas con niños se puede hacer una triple perfectamente, también cuentan con un baño bastante grande y terraza. Como el hotel es muy alto y nos dieron las habitaciones de los pisos más elevados, las vistas eran una verdadera maravilla. Tomé algunas fotos, que os dejo por aquí colgadas, ya que como dice el dicho “para muestra un botón“.

Día 1. Centro de Calpe y Salinas

El primer día nos dormimos y acabamos llegando tarde a desayunar. Después de darnos un buen atracón, decidimos salir a dar un paseo y conocer Calpe.

Lo primero que vimos fue la playa de La Fossa, que me encantó. ¡Ojo! que viajamos fuera de temporada alta…no me quiero ni imaginar cómo puede estar esta playa un 15 de agosto a las 12 de la mañana. Pero en mayo es una maravilla y tiene de todo para pasar una jornada playera estupenda.

DSCF7466
Playa de Calpe

Después seguimos andando por el paseo marítimo de la otra playa que hay en Calpe, playa El Arenal. Terminamos entrando en el pueblo y dando una vuelta por sus calles. Calpe no es muy grande y rápidamente te la recorres. Hubo una calle que me llamó especialmente la atención, la calle Puchalt. Os dejo la foto para que podáis apreciar lo llamativa que es, desde luego es una calle muy patriótica.

DSCF7395
Calle Puchalt

Al final entre ir hasta el pueblo, las cañas y la vuelta al hotel, llegó la hora de comer. Para aquel día (como eramos 12 personas) reservamos en un restaurante situado en la playa de La Fossa, Restaurante Zafiro. Pedimos unos entrantes y unos arroces para todos. Creo que la paella mixta era el mejor. Este restaurante puede ser una buena opción para comer, si estás por la playa.

IMG_0091
Paella en Restaurante Zafiro

Cuando terminamos de comer estaba tan llena que decidí inspeccionar la zona y salir a dar una carrerita. Y descubrí las salinas. Si no os apetece salir a correr, si que se podéis recorrerlas andando y de verdad que lo recomiendo porque son muy curiosas.

Por la noche acabamos cenando en una pizzería que había por el centro de Calpe. Se llamaba Antica Roma. El camarero, que era italiano auténtico, nos ofreció unas especialidades fuera de carta que estaban riquísimas. Aquel día comimos y cenamos muy bien. Cuando terminamos nos volvimos al hotel dando un paseo.

Día 2. Subida al Peñón de Ifach y excursión a Altea

Nuestra idea era subir temprano al peñón, pero al final nos dieron las 11 de la mañana cuando comenzábamos la marcha. Para las fechas en las que estábamos, hacía un calor importante. En los meses de verano intentad subir muy pronto, con gorra y llevando mucho agua.

P5140069
Subida al peñón de Ifach

La subida nos llevó una hora y media, con paradas para sacar fotos y demás. Lo que más recuerdo de la subida, es que conforme vas llegando a la parte más alta impresiona mucho y además cuanta más gente iba llegando, más complicado se hacía poder pasar. Esto sumado a que las gaviotas te pasan pegadas y a mí me daban mucho respeto. No obstante una vez arriba… ¡las vistas son increíbles! Os dejo el enlace de la web del parque de Ifach y una foto desde lo alto. Para que veáis que no miento y que la subida merece la pena.

DSCF7441
Vistas desde el Peñón de Ifach

Nada más bajar, aprovechando el calor que llevábamos nos fuimos corriendo a la playa de La Fossa y nos dimos un baño que supo a gloria, aunque el agua estaba helada.

Para comer y echar la tarde nos desplazamos hasta Altea. Si no lo conocéis, tenéis que ir al restaurante la Capella. Probad las cocas y el arroz con verdura, delicioso. Estábamos llenos de no poder comer ni un granito más y todavía pedimos postres… que también estaban buenísimos. Lo mejor es que si no te lo puedes comer todo, un tupper y para casa. Por cierto los fines de semana es mejor tener reserva.

Recorrer el centro de Altea y pasear por sus calles es muy agradable. Es un pueblo pequeño, pero como podéis comprobar por las fotos, con encanto. Os dejo algunas fotos  de Altea.

DSCF7452
Altea

Aquella noche no recuerdo si cenamos, creo que no. Pero sí que nos fuimos a uno de los locales que había en la playa de La Fossa a tomar una cerveza. Os dejo una foto de uno de ellos, los sitios son una verdadera chulada. El sitio estaba vacío, pero es una de las ventajas de no ir en temporada alta. Al final se agradece y hace que la estancia sea menos agobiante.

IMG_0067
Playa de La Fossa

Día 3. Playa y vuelta a casa

El tercer día solicitamos al hotel sobre la posibilidad de realizar un late check-out. Pagando un pequeño importe por habitación, nos permitieron dejar más tarde la habitación y además nos incluyeron la comida en el restaurante del hotel para ese día.

Fuimos a ver la Lonja del puerto. La entrada son 2€ (creo recordar) te dejan acceder al interior y ser espectador de la puja que en ella tiene lugar. Puedes ver a cuánto se vende el kilo de gambas, langostinos, etc. y luego pensar a cuánto te lo cobran en el mercado… mejor no pensarlo, jeje. También disponen de una pequeña tienda en la propia lonja, donde venden al público el género que les sobra. Por lo que si estás en un apartamento y te apetece comer pescado fresco a buen precio, no desaproveches la oportunidad.

Después de esta pequeña visita pasamos el resto de la mañana en la playa, disfrutando de las últimas horas antes de volver a Madrid.

Espero que os haya gustado esta pequeña escapada que realizamos a esta bonita localidad alicantina y que como os he comentado al inicio de este post, os recomiendo visitar en primavera. Los meses de mayo y junio son ideales para disfrutar de Calpe sin aglomeraciones.

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme vuestros comentarios. Estaré encantada de responderlos.

Antes de despedirme, os quiero desear un Feliz Puente a todos los afortunados que lo hayáis podido pedir (entre los que me incluyo) y os espero por aquí la próxima semana, en la que os hablaré de otra escapada muy interesante. Para los que vivís cerca de Madrid o tengáis pensado venir de visita a la ciudad, os va a venir muy bien.  ¿Adivinas dónde puede ser?

¡Feliz semana viajeros!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: