Viajar a Oporto

Llegada a Oporto y alojamiento

Viajamos desde Madrid y como solamente íbamos a pasar 3 noches, elegimos el avión como medio de transporte para llegar a la ciudad portuguesa. El trayecto en coche son unas 5 largas horas, íbamos a invertir más tiempo en el trayecto que en la estancia.

El aeropuerto de Oporto (Francisco Sa Carneiro) está a 13 km de la ciudad. Dispone de Metro para llegar al centro. No obstante nosotros optamos por alquilar un coche ya que queríamos ir a  visitar algunas ciudades cercanas como Braga, Aveiro o Guimaraes. Si también es vuestro caso y queréis alquilar un coche, os recomiendo pagar el suplemento para usar las carreteras de peaje. Es muy cómodo y rápido.

El hotel que elegimos para nuestra breve estancia fue el Hotel Da Música. El hotel no está muy céntrico pero no obstante es un hotel bonito, limpio y muy peculiar al encontrarse ubicado en el interior del mercado de Bom Sucesso. En este mercado os encontrareis un sitio muy animado por las noches. Cuenta con numerosos puestos de comida y también para tomar una copa.

Las habitaciones están decoradas con motivos relacionados con la música, así como la recepción. Se puede destacar también que cuenta con un buen desayuno.

El parking del hotel es de pago y no es barato, pero era la única opción que encontramos para aparcar el coche. Las plazas son limitadas.

Visitas cercanas desde el hotel

El primer día estábamos muy cansados por lo que optamos por dar una vuelta por los Jardines del Palacio de Cristal, que no se encontraban muy lejos de nuestro hotel y en unos 15 minutos andando llegamos al mismo.

P4290154
Jardines del Palacio de Cristal

Este jardín al estar situado en lo alto de la ciudad, cuenta con unas bonitas vistas al río. Os dejo algunas de las fotos que sacamos. Si os sobra tiempo o lo tenéis cerca no dejéis de visitarlo.

P4290015
Entrada a los jardines del Palacio de Cristal

Después de la visita al jardín buscamos un lugar donde cenar una buena francesinha, plato típico de Oporto. Es un sándwich picante con huevo, la típica es de carne pero la verdad es que las vimos de pollo e incluso vegetarianas.

En Oporto no se cena tan tarde como en España, por lo que os recomiendo adelantar la hora de la cena a las 20 horas y no mucho más tarde de las 21.30.

Cuando acabamos nos marchamos al hotel para descansar, al día siguiente nos quedaban muchas cosas por ver: la Catedral, subir a la torre de los Clérigos, pasear por la Ribeira del Duero… De todo ello os hablaré en la próxima entrada al blog. ¡Nos os la perdáis!

Nos vemos muy pronto viajeros y viajeras.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: