Un Riad en Marrakech

¡Hola Viajeros!

Nueva semana y ya apunto de cambiar de mes, julio se nos ha pasado volando y ¿a vosotros?

Aprovechando el hilo del post anterior sobre Marrakech queríamos contaros como ha sido la experiencia de alojarnos en un Riad, la verdad que es una maravilla y os lo recomendamos encarecidamente.

Como era nuestra primera visita a la ciudad estábamos un poco perdidos en cuanto a cuál sería la mejor ubicación, al final cuadrando localización, precio y un sitio que fuera bonito, dimos con el Riad Ambre et Epices, el cual nos ha encantado y en el que hemos pasado un fin de semana de ensueño.

Al principio puede parecer que es un lío llegar hasta el Riad y que está donde da la vuelta el aire, pero enseguida te ubicas y no nos perdimos ni una sola vez. Por la noche había más gente en los alrededores porque cerca hay otros Riads, la vuelta al hotel es segura y nos gustó mucho que había una caseta de vigilancia en la calle, muy cerca de los alojamientos.

Cuando abrieron la puerta del Riad no nos creíamos que todo eso estuviera ahí metido ¡Qué maravilla! El recepcionista nos ofreció unas pastas y té, mientras hacíamos el check-in y luego nos dio una vuelta enseñándonos todo el Riad con las terrazas y para acabar nos dijo que nos ofrecían una suite, más contentos no podíamos estar.

Tenían dos piscinas pequeñitas pero monísimas. Y arriba tenían un solarium y terrazas para ver la puesta de sol.

Como os habíamos adelantado nos dieron una habitación preciosa. Nada más entrar estaba la cama con un espejo grandisimo, que me hubiera llevado a casa, si hubiese entrado en la maleta 🙂 Y había ¡Chimenea! aunque en esta ocasión no hacía tiempo para encenderla.

Después vino el baño que ya terminó de enamorarnos, fijaros en el detalle del arco y al fondo la bañera, estaba todo decorado a la perfección y muy limpio.

Además de la habitación, nos gustó el ambiente de paz y tranquilidad que se respiraba dentro del Riad, un lugar que por el poco número de habitaciones que tiene invita a pasar una estancia tranquila y relajada.

Todos los días entre las 8.30 y 9.30 de la mañana servían el desayuno en la terraza. Era toda una delicia desayunar escuchando cantar los pajaritos.

En los desayunos pudimos probar gran parte de la repostería marroquí y acompañado de un zumo de naranja natural riquísimo. Los desayunos varían cada día, aunque básicamente consisten en una pieza de fruta, tostadas, algo de repostería y huevos. Además de la leche con el café o té.

El Riad estaba fenomenal y el personal fue muy amable, os recomendamos este alojamiento para pasar unos días descubriendo la frenética ciudad de Marrakech.

Por último comentaros que si queréis podréis contratar los traslados con ellos directamente, es muy sencillo, nosotros les pusimos un mail y nos lo confirmaron rápidamente. Además fueron muy puntuales y te ayudan con las maletas para llegar al Riad, que a la ida es de agradecer.

Hasta aquí llega el post, esperamos que os haya gustado y si tenéis cualquier duda estaremos encantados de contestar vuestras preguntas.

¡Hasta pronto viajeros!

4 comentarios sobre “Un Riad en Marrakech

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: